Noticias
   
 

Reconocen instrucción del pueblo cubano acerca de temas científicos
La Habana, 6 dic.– El pueblo cubano está muy bien instruido en la temática científica, lo cual favorece la aceptación y permite entender mejor la aureola de misterio alrededor de la muerte, aseguró aquí el doctor cubano Alberto Dorta.

Jefe del laboratorio Central de Líquido Cefalorraquídeo de Cuba (LABCEL), en conversación con Prensa Latina, Dorta calificó de atinadas las investigaciones de su colega el doctor Calixto Machado, que posibilitaron sentar las bases legales para la definición de muerte encefálica (ME).

Gracias a Machado y al Instituto de Neurología y Neurocirugía, pudo crearse la Resolución 90 del Ministerio de Salud Pública, la cual permite ser coherente a la hora de diagnosticar la ME y resulta de gran utilidad para el desarrollo del servicio de trasplante de órganos, aseguró.

Somos ejemplo para muchas naciones que aún no tienen esclarecida legalmente esta temática, dijo Dorta.

Sobre su trabajo en LABCEL, próximo a los 15 años de fundado, explicó que es posible gracias a las contribuciones de la alemana Universidad de Goettingen que donó el equipamiento con el cual es posible diagnosticar precozmente diversas enfermedades como la meningitis, encefalitis, el síndrome de Guillain–Barré y la esclerosis múltiple.

El laboratorio presta servicios científico–técnicos de alto valor agregado para las instituciones hospitalarias del país, las especializadas en turismo de salud e incluso en centros sanitarios de otros países.

Como centro de investigación realiza tareas de innovación con financiamiento externo, así como que ha participado en megaproyectos internacionales.

Además, de las funciones asistenciales y de investigación científica, LABCEL ofrece el servicio de docencia de pregrado a estudiantes de distintos años de las carreras de Medicina, Enfermería y Tecnología de la Salud.

En especial sobresale la Beca de Investigación Quincke, que ofrece a los seleccionados a trabajar durante una semana en el laboratorio.

La beca permite a los estudiantes familiarizarse con el trabajo, aprender las medidas de bioseguridad necesarias y el manejo de los instrumentos, así como a procesar esa información, informó.

Es la oportunidad de ver ciencia en un lugar más emocionante que las páginas impresas de un libro de texto, señaló.

Apasionadamente Dorta, quien participa por estos días en el VIII Seminario Internacional sobre Muerte Encefálica y Trastornos de la Conciencia, habló de los logros del centro, considerado de excelencia y de referencia nacional, y de sus galardones, como el Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba. (Texto y foto: PL)

Fecha:
Jueves, 6 de diciembre del 2018

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos