Noticias
   
 

Cuidado con ella

La Habana, Cuba.– Ella es una de las joyas de la fauna cubana. Exclusiva de las inmediaciones de Monte Iberia, situada en el macizo Sagua–Baracoa– tiene 600 metros de altitud– al sureste de la ciudad minera de Moa, vive en zonas donde las precipitaciones anuales superan los 1,600 milímetros, con una humedad relativa muy alta y donde enseñorea el bosque pluvial montano.

Se trata de la ranita de Monte Iberia (Eleutherodactylus iberia), considerada por los especialistas como una de las más pequeñas del planeta. Su tamaño oscila entre 9.0 y 10.5 mm, inferior a la de otra especie cubana que hasta hace muy poco tenía el récord, la Ranita Pigmea (Eleutherodactylus limbatus).

Entre sus características tenemos que durante el día se exponen, caminan bajo el manto de helechos rastreros, abundantes en el suelo del bosque. Respecto a su actividad acústica, es diurna, señalan los expertos que consiste en una serie irregular de notas agudas como siseos y chirridos cuya frecuencia dominante promedio es de 5.78 0.07 kHz ( 1ES).

Recientemente, un estudio conjunto del Instituto de Ecología y Sistemática de Cuba y la Universidad Técnica de Braunschweig, de Alemania, reveló que esta especie es capaz de almacenar sustancias tóxicas en la piel y que la acumulación de alcaloides liposolubles la convierte en tóxica, al estilo de otros grupos de Sudamérica, Madagascar y Asia.

Según los especialistas ahora corresponde hacer estudios para determinar si otras especies cubanas también tienen alcaloides en la piel y qué características de su historia natural pueden haber favorecido la evolución de este carácter n las ranas de la mayor de las Antillas.

Precisan que hasta tanto no se demuestre su grado de toxicidad no deben tocarse, innecesariamente, a esta especie así como a la Eleutherodactylus orientalis, que habita en el Yunque de Baracoa, también en la región oriental del país. Al parecer, la fuente de los tóxicos alcaloides radica en los minúsculos ácaros oribátidos y otros artrópodos que, dada su pequeña talla, las ranas incluyen en su dieta diaria.

Hasta el momento solo se conocían cuatro grupos capaces de almacenar en la piel esas toxinas. Todos sobresalen por sus colores llamativos y contrastantes que funcionan a manera de señal para no ser tocadas.

El Parque Nacional Alejandro de Humboldt, el área protegida de mayor diversidad de Cuba y el Caribe insular, donde habita la Ranita Monte Iberia, ostenta el Premio Nacional de Medio Ambiente de la República de Cuba.

Situado en la región oriental del archipiélago cubano, en las provincias de Holguín y Guantánamo, posee una enorme superficie de 75 000 hectáreas, muestra con orgullo uno de los ecosistemas tropicales más diversos desde el punto de vista biológico, muy altas tasas de endemismo de animales vertebrados e invertebrados, vale señalar que posee el 24% de las especies de la flora mundial y unas 60 hectáreas con especies de árboles en peligro de extinción.

Proclamado  Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en el año 2001, por sus relevantes valores, por él corren los ríos Manatí, Toa, Sagua de Tánamo y Nipe, considerados entre los mayores del entorno caribeño y son frecuentes las cascadas en sus cauces.

Fecha:
Martes, 22 de febrero del 2011
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés