Decrece tamaño del Agujero de la Capa de Ozono

Lunes, 16 de septiembre del 2019 / Fuente: Granma / Autor: Orfilio Peláez

Las mediciones del comportamiento  del Agujero de la Capa de Ozono sobre la Antártida correspondientes al actual mes de septiembre, muestran una de las reducciones más significativas de su tamaño observadas en los últimos años, al rondar los ocho millones de kilómetros cuadrados (en septiembre del 2018 era de 23 millones).

El Doctor en Ciencias Juan Carlos Peláez, investigador del Grupo de Radiación Solar y Ozono Atmosférico, del Centro de Física de la Atmósfera del Instituto de Meteorología, explicó a Granma que la causa principal de tan marcada disminución obedece en esta ocasión a condiciones no habituales imperantes en la circulación atmosférica en esa región del planeta.

Precisó el especialista  que lo ocurrido no tiene vínculo alguno con los incendios en la Amazonía, mientras ratificó que según las proyecciones científicas más recientes, la completa recuperación del llamado Escudo de la Vida en esa parte de la geografía mundial debe suceder en el transcurso de la década del 2060.

Resulta oportuno señalar que el ozono es un gas presente de manera natural en la atmósfera y constituye una forma inestable del oxígeno. Cada molécula de ozono contiene tres átomos de oxígeno y su fórmula química es O3.

Se le nombra capa a la zona de la estratósfera (entre los 12 y 50 kilómetros de altura), donde su concentración es mayor. Esta tiene la función de absorber las radiaciones ultravioletas emitidas por el Sol, que en dosis elevadas y acumulativas, pueden ser muy perjudiciales para la salud del hombre (provocan cáncer de la piel, cataratas, daños al sistema inmunológico), los animales y las plantas. Incluso si llegaran con toda su intensidad a la superficie terrestre harían imposible cualquier forma de vida en el planeta.

Gráfica comparativa de la disminución de agujero de la capa de ozono

Bajo la conducción de la Oficina Técnica de Ozono, del Centro de Gestión de la Información y Desarrollo de la Energía, perteneciente a la Agencia de Energía Nuclear y Tecnologías de Avanzada (AENTA) , del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Cuba cumple estrictamente los compromisos asumidos como signataria del Convenio de Viena y el Protocolo de Montreal, para reducir el uso de sustancias agotadoras de la capa de ozono,  acciones respaldadas por una documentada legislación ambiental, y la capacitación de miles de mecánicos, técnicos,  inspectores y especialistas de la Aduana.

Dentro de los resultados notables alcanzados por el país en esa dirección figura la eliminación de los clorofluorocarbonos (CFC) en la refrigeración doméstica y comercial, así como en la fabricación de aerosoles farmacéuticos e industriales.

En la actualidad uno de las líneas priorizadas es la erradicación progresiva de los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), compuestos muy extendidos en la climatización y refrigeración industrial que deterioran la capa de ozono y acentúan el calentamiento de la atmósfera terrestre.



Últimas noticias