Polvo del Sahara mantiene «calma ciclónica» en el Atlántico

Jueves, 15 de agosto del 2019 / Fuente: Granma / Autor: Orfilio Peláez

La notable presencia de nubes de Polvo del Sahara sobre el Atlántico tropical ha sido la principal causa de la marcada tranquilidad ciclónica imperante allí durante la primera quincena de agosto, etapa en la que ni siquiera se formó una depresión tropical.

Como explicó a Granma el doctor en Ciencias Físicas Eugenio Mojena López, asesor del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología y experimentado investigador del tema, esa condición inhibe de manera significativa el surgimiento e intensificación de los ciclones tropicales, pues les crea un ambiente sumamente hostil, debido al aporte de aire muy caliente y seco con valores mínimos de humedad relativa.

Asimismo, las nubes de polvo incrementan la cizalladura vertical del viento en las altas capas de la atmósfera, factor que impide a cualquier sistema tropical en desarrollo concentrar la energía requerida para su formación y gradual fortalecimiento, aseveró.

Según precisó el doctor Mojena, a lo largo de julio y en las dos semanas iniciales del octavo mes del calendario hubo abundante cantidad de Polvo del Sahara en la zona comprendida entre los 10 y 20 grados de latitud norte, y los 20 y 60 grados de longitud oeste (la zona de máxima actividad ciclónica en el Atlántico tropical), algo que viene observándose con frecuencia en los últimos tiempos.

Pero ya en los próximos días su influencia debe comenzar a disminuir  paulatinamente en toda nuestra área geográfica de interés, que incluye también al golfo de México y al mar Caribe, por tanto, la «calma ciclónica» imperante  puede terminar.

Hasta la fecha se han formado solo dos organismos con nombre: la tormenta subtropical Andrea en mayo (antes del inicio oficial de la temporada), y la tormenta tropical Barry en julio, la cual llegó a alcanzar la categoría de huracán poco antes de penetrar en tierra por la costa del estado norteamericano de Lousiana.  



Últimas noticias