Noticias
   
 

Los aportes del doctor Iturralde
Para el Doctor en Ciencias Geológicas Manuel Antonio Iturralde Vinent su incorporación al grupo espeleológico Murciélago cuando estudiaba el bachillerato en el habanero Instituto de Segunda Enseñanza del Vedado, le permitió volcar en la exploración de cuevas el espíritu aventurero sembrado desde pequeño por la lectura de las obras de Julio Verne.

«Ahí empezó mi temprano interés hacia el conocimiento de la naturaleza, y la espeleología devino en verdadera pasión. Participar en numerosas expediciones propició que llegara a involucrarme en el fascinante mundo de los fósiles, cuya búsqueda y recolección se convertirían en tópicos esenciales de mi carrera profesional, junto con indagar en el origen geológico de nuestro archipiélago».

Jubilado recientemente como Investigador Titular del Museo Nacional de Historia Natural de Cuba (MNHNC), durante más de 50 años el profesor Iturralde recorrió miles de kilómetros de la geografía cubana, soportando los rigores de las inclemencias del tiempo, el acoso de los mosquitos y las privaciones emanadas del trabajo de campo.

Según refiere a Granma, ello le dio la oportunidad de participar en importantes descubrimientos paleontológicos, entre ellos la localización a mediados de la década de los 90 del pasado siglo en las cercanías de la presa Zaza, en Sancti Spíritus, de los restos fósiles de los mamíferos terrestres más antiguos encontrados en Cuba (monos, perezosos, roedores) con una edad estimada de 14 millones a 16 millones de años.

Igualmente identificó la presencia de un metacarpo de dinosaurio en la zona de Caiguanabo, Pinar del Río, donde también localizó restos de distintos reptiles marinos y un Pterosaurio o reptil volador de gran tamaño, perteneciente al periodo Jurásico.

Pero la impronta dejada por el doctor Manuel Iturralde en el campo de la Paleontología abarca, además, a las vecinas Jamaica, República Dominicana, Haití y Puerto Rico. Allí intervino en el hallazgo de numerosas especies nuevas de perezosos, roedores y primates, junto a tortugas, moluscos y crustáceos, por mencionar algunos ejemplos.

De manera particular resalta el descubrimiento en suelo puertorriqueño de los vertebrados terrestres más viejos reportados en las Antillas Mayores, en este caso de un perezoso con 33 millones de años de antigüedad.

Una parte significativa de los primeros animales que poblaron los mencionados territorios pudieron venir desde la América del Sur, cuando hace de 33 millones a 35 millones de años ambas regiones estaban conectadas a través de una cresta de tierra emergida, aseveró.

Considerado uno de los especialistas nacionales más reconocidos a nivel internacional en el tema de Tectónica de Placas, el profesor Iturralde ha realizado múltiples investigaciones geológicas que le permitieron proponer nuevas teorías sobre el origen del Caribe, en particular como cambió el paisaje de la región en los últimos 180 millones de años, con nuevos aportes a la mejor comprensión de la evolución geólogo–geográfica de Cuba.

Muchos de los resultados están contenidos en el DVD Compendio de Geología de Cuba y del Caribe, publicado por la editorial Citmatel en dos ediciones (actualmente labora en una tercera).

La obra incluye una pormenorizada descripción de la composición, estructura y origen geológico del archipiélago cubano, apoyada en excelentes ilustraciones, mientras muestra, asimismo, los principales peligros de origen natural a los cuales está expuesta la región.

Presidente de la Sociedad Cubana de Geología del 2008 al 2016, el doctor Manuel Iturralde estima que esta disciplina es de vital importancia no solo por contribuir a la localización de nuevos yacimientos minerales e hidrocarburos, sino también porque estudiar la evolución de la Tierra y la vida en el pasado ofrece respuestas a muchas interrogantes que permiten a la comunidad científica comprender el presente y predecir en mejores condiciones cómo enfrentar muchos desafíos ambientales presentes y futuros.

En los últimos 15 años viene trabajando con particular énfasis en asuntos referidos a la prevención de desastres naturales en Cuba y otros países.

Fruto de esa labor es la publicación de infografías, folletos y libros educativos de la serie Protege a tu familia de, iniciativa concebida para instruir a la población en cómo prepararse frente a diversas contingencias.

Si bien en una primera etapa dichas publicaciones estuvieron dirigidas a un público infantil  y juvenil, las versiones más recientes ya contemplan un destinatario mucho más amplio. La relación de los títulos editados hasta el presente incluye Protege a tu familia de las consecuencias del cambio climático, de la elevación del nivel del mar y eventos de oleaje extremo, de los huracanes, tornados y descargas eléctricas, de las aguas contaminadas, la sequía, las inundaciones, de los derrumbes y deslizamientos, y de los terremotos y tsunamis.

Merecedor de numerosos reconocimientos, entre ellos la Orden Carlos Juan Finlay, máxima condecoración entregada por el Consejo de Estado a personas con méritos relevantes en la esfera científica, el Premio Nacional de Medio Ambiente y los de igual rango de la Academia de Ciencias de Cuba en los años 1997, 2005, 2007 y 2011, el profesor Iturralde es un vehemente defensor de la divulgación de la ciencia en los medios de comunicación, a la cual considera parte inseparable del acervo cultural de la nación.

No sorprende entonces que haya impartido clases en más de diez cursos de Universidad para Todos, e intervenga en decenas de documentales producidos por los estudios Mundo Latino dentro del proyecto Naturaleza secreta de Cuba.
Asimismo, desde el 2014  es uno de los promotores de la biblioteca digital cubana de geociencias (www.redciencia.cu), creada para que los estudiantes e investigadores puedan acceder a miles de publicaciones sobre la temática.

Próximo a cumplir 71 años, el doctor Manuel Iturralde Vinent agradece a su mamá el haberle incentivado siendo aún muy pequeño el afán por el conocimiento y la experimentación. También menciona el apoyo incondicional de su esposa Mariana Saker para desarrollar su labor científica  y la colaboración recibida de muchos colegas y amigos.

Y aunque retirado sigue realizando expediciones, prepara nuevos libros, imparte conferencias y sobre todo dedica particular atención a la preparación de la sociedad ante los desastres naturales. Su vitalidad es un ejemplo para las nuevas generaciones de investigadores.
Fecha:
Lunes, 24 de abril del 2017
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés