Noticias
   
 

Guanahacabibes acoge primer vivero de Cuba para la siembra de corales
Con el propósito de continuar acentuando sus enormes valores naturales, la península de Guanahacabibes acoge el primer vivero del país para la siembra de corales.

El proyecto se lleva a cabo por Especialistas del Acuario Nacional de Cuba, de conjunto con el Centro Nacional de Áreas Protegidas y buzos del Centro Internacional de Buceo María la Gorda, junto a la colaboración de científicos del Acuario de la Florida.

La doctora en ciencia Dorka Cobián, una de las investigadoras que ha estado al frente de esta experiencia, cuenta que los trabajos se iniciaron a mediados del 2015, cuando se colocaron las dos primeras guarderías que sostienen los fragmentos de Acropora cervicornis, en Peligro Crítico, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

La especialista explica que tras dos años de monitoreo y mantenimiento, en el pasado mes de agosto, los primeros fragmentos de coral “cultivado” en las estructuras artificiales, fueron plantados en dos de los sitios más afectados de Guanahacabibes por el buceo y la navegación.

Conocido comúnmente como cuerno de ciervo, el Acropora cervicornis, estaba ampliamente distribuido en toda la región del Caribe y era considerado entre los principales formadores de arrecifes. Sin embargo, a partir de la década de 1980, comenzó a presentar serias afectaciones, asociadas a enfermedades y a otros factores como la contaminación, la sobrepesca, el buceo, la proliferación de especies invasoras, relata Dorka.

“La pérdida de estos corales ha cambiado la estructura de muchos arrecifes en la región, pasando de espectaculares paisajes tridimensionales, a sitios con muy baja complejidad estructural”, añade.

Además de comprometer la belleza de los fondos marinos, la desaparición de las colonias de Acropora cervicornis tiene un impacto sobre muchas especies de peces, crustáceos y moluscos, a los que sirve de refugio. De ahí la decisión de escogerlo para la construcción del vivero de Guanahacabibes.

En el área marina de este Parque Nacional, ubicado en el extremo occidental del país, existen en total 24 guarderías, hechas a partir de tubos de PVC, como los que se usan en la plomería, que se unen semejando un árbol de muchas ramas.

Cada uno soporta 60 fragmentos de Acropora cervicornis que pueden crecer más de 10 centímetros (cm) al año.

Aunque todavía se encuentra en fase de evaluación, para Dorka, la aplicación de esta tecnología en Guanahacabibes, la cual ya se ha empleado con éxito en otros países como los Estados Unidos, México y República Dominicana, pudiera ser de mucha utilidad en la conservación de la especie, y a más largo plazo, en la restauración del arrecife.

“De manera natural, para que surja un coral, hay que esperar que llegue una larva, se asiente, logre sobrevivir, empiece a crecer. En cambio, con este método, ya se está colocando un fragmento relativamente grande, con un porciento mucho mayor de supervivencia”.
Fecha:
Mircoles, 8 de noviembre del 2017
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés