Hacia una comunciación inclusiva y responsable

Jueves, 27 de junio del 2019 / Fuente: CubAhora / Autor: HAROLDO MIGUEL LUIS CASTRO

Cartel alegórico al acceso a Internet

Identificada por las máximas autoridades del país como una de las líneas estratégicas fundamentales para aspirar al desarrollo sostenible, la Comunicación Social juega un papel indispensable en las comunidades del siglo XXI. Pues, siempre y cuando se realice un uso comprometido y profesional de esta, puede contribuir al desarrollo de prácticas y políticas públicas que aboguen, entre otras, por la erradicación de la discriminación en sus distintas manifestaciones, por el consumo racional y responsable y por la defensa de la soberanía y autodeterminación de los estados.

Con esa visión, Cuba lleva años enfocada en el desarrollo de las disímiles materias que la componen. La presencia de una Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS) desde 1991 y la inclusión a partir del 2000 de la licenciatura en dicha disciplina en los programas de estudios universitarios, son algunos de los indicios que hablan por sí solos del marcado interés gubernamental.

Sin embargo, de acuerdo con la presidenta de la ACCS, Rosa María Pérez Gutiérrez, aun hoy persisten retos centrados, sobre todo, en una mejor manipulación de la información confidencial y de carácter sensible, en la lucha contra el fenómeno de las noticias falsas (fake news) y en la contribución al desarrollo económico nacional.   

En el contexto del VI Festival de Comunicación Social que sesiona en el Palacio de las Convenciones de La Habana, Pérez Gutiérrez accedió a hablar en exclusiva con Cubahora:

–¿Cuáles son las proyecciones de trabajo de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales?

–La asociación tiene que seguir haciendo labor de superación con los directivos, los líderes formales y las instituciones, aun cuando existen centros de entrenamiento y espacios dentro de la Educación Superior. Incluso, nosotros mantenemos convocatorias gratis para aquellas personas que, aunque no trabajan, desean superarse. Porque se busca alcanzar una cultura comunicacional lo más amplia posible. 

Otro de los aspectos resulta el mantenimiento de la editorial Logos, la cual ha servido para mostrar nuestras experiencias. Asimismo, debemos mantener la creación de eventos dedicados a la búsqueda de las maneras de hacer un tratamiento científico-metodológico de la comunicación interna, aunque defendemos el principio de cero intervención en los problemas institucionales. Desde esa perspectiva, uno de los retos consiste en seguir  llamando la atención sobre una comunicación transparente, objetiva y estratégica.

–¿En qué punto se encuentra nuestra Comunicación Social?

–La Comunicación Social en Cuba ha sido declarada un recurso nacional teniendo en cuenta que no existe organización que se pueda excluir de este proceso integrado, en primer lugar, por las personas en función de los objetivos de cada entidad.Nosotros trabajamos constantemente en la llamada de atención para atender los públicos eternos: nuestros trabajadores, nuestros directivos, nuestros profesores, etc. Es decir, hacia adentro de cada una de las organizaciones para elevar el sentido de la dignidad y de la pertenencia a partir de la visión martiana y fidelista de inclusividad y participación.

Rosa María Pérez Gutiérrez, presidenta de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS)

En el discurso inaugural del VI Festival de la Comunicación Social, Rosa María Pérez Gutiérrez se refirió a la responsabilidad que tienen los comunicadores de mostrar la realidad cubana desde la armonía y credibilidad de los disímiles espacios públicos (Foto:acn.cu).

Esto lo tratamos desde la ciencia y antes las circunstancias actuales del desarrollo tecnológico, donde se hace cada vez más importante la preparación  de todo el pueblo. Desde esa perspectiva, hay una construcción permanente de consenso para mantener la unidad y la participación consciente en cada una de las actividades para evitar la manipulación de la inteligencia hegemónica que busca la desestabilización de la institucionalidad.

Por eso es que nos parece importante la labor del periodismo, de las relaciones públicas, de la publicidad y la mercadotecnia para proteger marcas y posicionar productos y servicios que contribuyen al fortalecimiento de nuestra industria y economía.

–¿Qué retos desde la academia tiene hoy la comunicación social?

Este es un campo que precisa legitimarse más desde el ejercicio profesional a través de la homologación de conceptos, de contenidos y de metodologías. Porque ahora mismo hay varios planes de estudios subsistiendo en las universidades del país. El enfrentamiento a las fuerzas hegemónicas para proteger los valores de la identidad, de la historia y de la cultura de la nación resulta vital. Mantener el idioma español como lenguaje que nos distingue y como parte de expresión de nuestra cultura. Todo esto, basado en el concepto de Revolución y en los valores que en él se expresan.

Realmente hay muy buen trabajo en las facultades. Pero tenemos que seguir trabajando en las circunstancias actuales del componente educativo para fortalecer la concepción de una enseñanza que abarque desde la cultura cívica hasta la política, porque ahí va el destino del país.



Últimas noticias