VALIENTES: Revelando rostros, Eilyn: “cuando todo esto pase”

Jueves, 8 de octubre del 2020 / Fuente: CubaDebate

Eilyn Muñoz Costales es médico pediatra, especialista de terapia intensiva y emergencia pediátrica. Foto: Naturaleza Secreta de Cuba.

Eilyn Muñoz Costales es médico pediatra, especialista de terapia intensiva y emergencia pediátrica, tiene 29 años y labora en el Hospital Pediátrico de San Miguel del Padrón (La Balear) desde hace casi dos años.

Vive en Barbosa y habitualmente hace un largo viaje todos los días hasta el hospital, en el que tiene que utilizar dos rutas de guaguas. En tiempos de pandemia todo ha cambiado, también el proyecto de casarse, que se ha tenido que postergar.

Ella lleva cuatro ciclos de permanencia por 15 días en la terapia intensiva, con igual tiempo después en un centro de aislamiento. Eilyn habla muy pausado, como si nunca se alterara, pero también con una gran ternura.

“Lo hago porque me siento bien, me gusta hacerlo, atender a los niños es algo muy difícil, porque en la relación con los niños, ellos no dicen lo que tienen, uno tiene que examinarlos muy bien, interrogar a los padres, pero es un trabajo muy bonito y ellos evolucionan siempre muy bien, la mejoría es hermosa…

Ya en nuestro hospital se han atendido muchos pacientes niños con Covid, podemos decir que en cuanto a los pacientes pediátricos no han tenido una evolución como los adultos, por lo menos los pacientes que hemos tenido en terapia intensiva han evolucionado favorablemente y la mayor parte de los niños han tenido una evolución en sala muy buena.

Sí me preocupa la flexibilización de las medidas en La Habana, pero yo tengo la esperanza de la que la población escuche muy bien las medidas y pienso que podamos convivir con esta enfermedad; si tomamos todas las medidas necesarias, usar el nasobuco, echarnos alcohol en las manos cuando toquemos una guagua, cualquier superficie donde pueda estar este virus y mantener el aislamiento.

Yo pienso que podamos enfrentar esta pandemia y seguir adelante, porque esta enfermedad llegó para quedarse junto a nosotros y hay que saber convivir con ella, como convivimos con el dengue, la influenza, el H1N1, que también llegó y se contagia por vías respiratorias.

Ante la pandemia, los jóvenes han dado un paso al frente y han asumido una actitud positiva ante esta enfermedad, hay muchos jóvenes que son universitarios y vienen aquí a los hospitales y se encargan de ayudarnos mucho, estudiantes de la Cujae, de diferentes universidades que vienen a aquí y nos apoyan mucho y gracias a ellos sale también el trabajo de nosotros; y la juventud en general, todos los médicos, intensivistas, pediatras, especialistas en medicina general integral que trabajan en sus áreas, han dado un paso al frente y se ha visto como ha disminuido la incidencia de esta enfermedad y se ha logrado avanzar y combatir la pandemia.

Yo vivo en Barbosa y doy los viajes en guaguas, tomo una guagua hasta el paradero de Playa y desde allí tomo otra hasta aquí, hasta el hospital, esto es en tiempos sin Covid, ahora en estos tiempos, nos recoge un taxi en la casa y nos trae y ya aquí estamos los 15 días, y luego las guaguas nos llevan hasta los centros de aislamiento y allí nos quedamos 15 días. Después las guaguas nos reparten hacia las casas de nosotros.

Yo quisiera que esto acaba pronto, que las personas se mejoraran, que ya no existiera esta pandemia que ha afectado a tantas personas, pero nos sentimos bien y estamos dispuestos a seguir trabajando, a seguir salvando a los niños, a dar el apoyo que necesitan las personas en el país para seguir atendiéndolas, y todos podamos continuar con nuestras vidas normales, y no se sigan afectando y falleciendo personas.

En el ámbito personal, esta pandemia ha sido un poco difícil porque hemos estado alejados de nuestras familias y nuestras familias se han sentido también temerosas por nosotros, de que nosotros enfermemos; pero ha sido todo un reto y al final se sienten muy orgullosos de nosotros, que estemos aquí brindando un apoyo a las personas que más lo necesitan, y las familias de nosotros han sido pacientes y han esperado por nosotros, y siempre están rezando porque salga lo mejor.

Yo tengo una relación y ya pensábamos casarnos, pero no hemos podido llegar a casarnos, era lo que más queríamos, pero todavía no lo culminamos. Hemos estado separados mucho tiempo, estamos aquí 15 días, después 15 días en un aislamiento, y nos vemos poco tiempo, y por todo lo de la Covid no hemos podido hacer los trámites.

Creo que mi novio no desista de seguir esperando, hasta que podamos solucionar esto, porque ya son muchos años, y el afecto es grande, vaya y yo pienso que sea mutuo.

Va a ser insuperable la emoción cuando todo esto pase, y todos estemos sanos, eso es lo más importante y que ya no tengamos que enfrentar estos malos momentos, esta enfermedad”.

(Tomado de Naturaleza Secreta de Cuba)



Últimas noticias