Picaduras de mosquitos: ¿qué hay en la sangre de algunas personas que las hace más vulnerables?

Viernes, 16 de octubre del 2020 / Fuente: RADIO CIUDAD DEL MAR DIGITAL

Mosquito

Una investigación ha demostrado que los mosquitos hembras son capaces de distinguir sabores en la sangre que no siente el ser humano y por esta razón algunas personas son más propensas a sufrir las picaduras de este insecto.

Los mosquitos tienen dos modos de alimentación. Con uno se alimentan de néctar y con el otro de sangre. Para este último, usan su lengua que es parecida a una jeringa con la que perforan la piel.

Según la investigación publicada en la revista científica Neuron, los mosquitos sienten el sabor dulce y salado de la sangre humana y su intensidad varía de acuerdo al organismo. Por eso es que algunas personas son más propensas a sufrir picaduras que otras.

El estudio se realizó teniendo como base a los mosquitos Aedes aegypti mediante los cuales pudieron comprobar que el sabor de la sangre se integra en las cualidades gustativas y los subconjuntos de neuronas en la lengua del mosquito que tiene una alta sensibilidad a la glucosa.

Para el experimento, los investigadores tuvieron que modificar genéticamente a los mosquitos de tal forma que en lugar de sangre, los alimentaron con glucosa, cloruro de sodio, bicarbonato de sodio y trifosfato de adenosina o ATP.

«El ATP es un material misterioso especial que no sabe a nada para los humanos. Pero tiene que ser increíblemente emocionante y gratificante para el mosquito», dijo la investigadora Leslie Vosshall en un comunicado.

Mediante la modificación, los investigadores pudieron darles brillo fluorescente a los insectos. Esto permitía ver cuándo se activaba una célula nerviosa en particular y su reacción a través de la iluminación al momento de probar diferentes alimentos.

El experimento se llevó a cabo con el objetivo de crear un medicamento para evitar que los mosquitos se alimenten de sangre. Según los investigadores, si los mosquitos no pudieran detectar el sabor de la sangre, en teoría no podrían transmitir enfermedades.

Los insectos que chupan sangre pueden transmitir enfermedades como la malaria, el dengue y la fiebre amarilla y son responsables de al menos 500.000 muertes al año. Solo las hembras se alimentan de sangre y la utilizan como sustento para el desarrollo de sus huevos.



Últimas noticias