La agricultura libra su propia batalla contra el virus

Jueves, 4 de junio del 2020 / Fuente: Granma

La agricultura libra su propia batalla contra el virus

Nadie duda que la COVID-19 ha representado un reto incalculable para todos los sectores de la sociedad cubana. Mantener la vitalidad en los servicios indispensables y garantizar la adquisición de productos alimentarios, constituyen, junto a las acciones propias de prevención de la enfermedad, prioridades para el país.

Por lo tanto, no es de extrañar que el sistema de la agricultura asuma una alta responsabilidad, no solo desde el punto de vista de los incrementos productivos, sino en el combate contra las ilegalidades y el desvío de los frutos de la tierra hacia destinos que implican un enriquecimiento de algunos, a costa del bolsillo del pueblo.

Es por eso que el lazo entre los directivos políticos y administrativos del sector con los productores debe ser inviolable, como garantía de éxito. En estos tiempos, resulta indispensable que exista mayor número de ofertas, pero haciendo frente de manera constante al flagelo del acaparamiento. A los esfuerzos por satisfacer las demandas del pueblo en tiempos de pandemia se acercó Granma desde el balcón del oriente.

Campaña de primavera, de los objetivos a las metas

Lograr una campaña de primavera exitosa es premisa para el sector agropecuario en el territorio. Por la importancia de este período en el cumplimiento de los planes, se imponen la eficiencia, el uso óptimo y objetivo de los recursos, y la búsqueda de alternativas ante las carencias propias que mantiene el recrudecimiento el bloqueo.

Esta provincia, prevé plantar cerca de 17 946 hectáreas, de ellas 6 833 de viandas, más de 4 000 de hortalizas, 36,2 de cítricos y 652,1 de frutales.

Los granos tienen un alto peso, con alrededor de 6 400, que incluyen 3 500 hectáreas de maíz comprometidas para el balance nacional y 2 500 de frijol caupí.

En Las Tunas, se mantiene un seguimiento constante al programa de autoabastecimiento, que cobra especial relevancia en el momento que vive hoy el país, un aspecto que ha sido analizado con profundidad en el seno del Consejo de Defensa Provincial, porque implica la capacidad de las localidades y las demarcaciones de Consejos Populares, de suplir las necesidades de sus habitantes.

También se intensifica al trabajo en los polos productivos con el fin de que los mismos cumplan los objetivos para los que fueron creados: obtener mayores volúmenes productivos, sobre la base de la concentración de recursos en las zonas de mejores potencialidades.

Es imprescindible para estos fines, incrementar el uso de la tracción animal, lograr la garantía de semillas, combatir el enyerbamiento que hoy afecta 5 282 hectáreas, y sacar el máximo provecho en aquellas áreas que se encuentran bajo riego.

La sostenibilidad alimentaria es hoy un tema de primer orden, uno del que depende en gran medida la tranquilidad ciudadana, y también la de quienes cada día, conducen al país en el combate cara a cara contra un enemigo que ya acumula miles de vidas robadas alrededor del mundo. Nuestros campesinos, conocen su trascendental misión y sin dudas, están preparados para cumplirla.



Últimas noticias