Ministro de Agricultura de Cuba resalta importancia del Plan SAN en Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Martes, 20 de octubre del 2020 / Fuente: CubaDebate

Ministro de la Agricultura de Cuba, Gustavo Rodríguez Rollero, interviene en Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe.

El ministro de la Agricultura de Cuba, Gustavo Rodríguez Rollero, intervino en la 36 Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, que se desarrolla de manera online entre el 19 y el 21 de octubre y tiene como país anfitrión a Nicaragua.

Al tomar la palabra en el importante foro regional, el ministro Rodríguez destacó que Cuba trabaja con intensidad y máxima prioridad en la aprobación de políticas públicas para desarrollar la producción de alimentos.

En su intervención, explicó que al sector agropecuario se le acaban de aprobar 24 acciones o medidas, como parte de la Estrategia Económico y Social aprobada para enfrentar la crisis provocada por la pandemia.

Rodríguez Rollero resaltó el acompañamiento de la FAO al gobierno cubano en la construcción del Plan de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional, aprobado en el Consejo de Ministros el pasado julio, y señaló que hoy se trabaja en la elaboración de un proyecto de Ley que sustenta legalmente esta estratégica tarea. De acuerdo con el ministro, este Plan sienta las bases para un desarrollo más acelerado de los Sistemas Alimentarios Locales y el Desarrollo Territorial.

El ministro reconoció la voluntad política del gobierno cubano de ubicar la producción de alimentos como un sector estratégico de la economía, pues la Dirección Superior del Gobierno de Cuba controla e impulsa casi semanalmente el programa de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional, con énfasis en la necesidad de vincular la ciencia con la producción de alimentos, aseveró.

Entre los resultados y logros alcanzados en esta difícil y compleja etapa, detalló que el gobierno cubano impulsa y controla diferentes programas como el de autoabastecimiento municipal; el desarrollo de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar hasta nivel de comunidades y las familias y el desarrollo de los fondos exportables y su encadenamiento productivo con los productores agropecuarios y la industria nacional.

Asimismo, señaló que Cuba desarrolla un programa de producción nacional de alimento animal como vía de sustituir las importaciones de piensos y materias primas, con el propósito de hacer sostenible la producción ganadera de la isla.

Por otra parte, según Rodríguez Rollero, fueron aprobadas 43 nuevas medidas que potencian y perfeccionan el desarrollo de las Empresas Estatales del sector agropecuario y forestal.

El ministro puntualizó además que se habían implementado decisiones gubernamentales para ofrecer una mayor autonomía a las cooperativas agropecuarias y productores individuales o campesinos; así como medidas de carácter crediticio, fiscal y financiero con el objetivo de que los campesinos incrementen la producción y puedan comercializarla con una mayor eficiencia y efectividad.

No obstante, Rodríguez Rollero enfatizó el gran obstáculo que significa para la isla el Bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de los Estados Unidos, el cual, dijo: “nos provoca grandes limitaciones en la adquisición de insumos productivos, alimentos y financiamientos para implementar el desarrollo que hemos proyectado en los sectores de la agricultura, la ganadería y la silvicultura”.

“Nos sumamos a los esfuerzos para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, en especial el ODS 2 “Hambre Cero” así como apoyamos la cooperación de la FAO para promover la elaboración y aplicación de políticas públicas que contribuyan a la seguridad alimentaria y la nutrición, eliminando la discriminación en todas sus formas, así como las desigualdades en la distribución y el suministro de alimentos”, enfatizó Gustavo Rodríguez Rollero.

La Conferencia Regional es el máximo órgano de gobierno de la FAO en la región. De acuerdo con el Representante Regional de la FAO, Julio Berdegué, se trata de una oportunidad única para que todos los países impulsen una gran transformación de su alimentación, agricultura, pesca, ganadería y forestería, para impulsar la innovación, y para enfrentar los impactos de la pandemia de COVID-19.

(Con información de FAO Cuba)



Últimas noticias