En Santiago, la mayor planta de bioproductos de Cuba

Martes, 20 de octubre del 2020 / Fuente: Granma

 Ingenieros y técnicos de los laboratorios recibieron un intenso entrenamiento. Foto: Eduardo Palomares

Palma Soriano, Santiago de Cuba.–Destinada a la sustitución de sustancias químicas agresivas al medioambiente empleadas en la agricultura cañera y no cañera del país, la mayor y segunda planta de bioproductos construida en la Isla quedó inaugurada el pasado 13 de octubre, Día del Trabajador Azucarero, en el consejo popular de Dos Ríos, de este municipio santiaguero.

Héctor Lorenzo La O Hechavarría, director de la ueb Derivados, a cargo, por la Empresa Provincial Azucarera, de la inversión valorada en 15 millones de pesos en moneda total, aseguró que la moderna instalación, estrenada con la producción del biofertilizante Nitrofix, aportará también posteriormente el fungicida Gluticid y la fitohormona Bioenraiz, logros todos de la ciencia cubana.

«Se trata de una instalación estratégica –precisó–, porque el arroz, la papa, otras viandas, granos y hortalizas, la caña, el tabaco, café, pastos, forrajes y demás cultivos priorizados, requieren de estos productos inocuos que demandan más de 30 millones anualmente.

Baste decir que además de beneficiar el enraizamiento de las plantas y su resistencia frente a agentes patógenos, mejorar las condiciones del suelo e incrementar los rendimientos agrícolas, el Nitrofix reduce el empleo de Urea (fertilizante nitrogenado muy agresivo, y cuya tonelada supera los 5 000 dólares), en un 60 % en la caña, y entre un 30-50 % en cultivos varios.

La instalación, que triplica en capacidad a la de Quivicán, conocida por «Cuba-10», ha entregado ya más de 220 000 litros del bioproducto, envasado en bidones plásticos de 20 litros cada uno, puestos a disposición de todas las provincias a través de la Empresa Comercializadora del Azúcar (Azumat), del grupo azucarero Azcuba.

Del Gluticid, a obtenerse seco en polvo para el combate de los hongos, y del Bioenraiz, empleado en semillas, tanto agámica como botánica, por ejercer una positiva acción de reducción del tiempo de fermentación, favorecer la germinación y el desarrollo de las raíces, el vegetal y los rendimientos, trascendió que una vez completadas sus materias primas estarán en producción.

La O Hechavarría explicó que el proceso fabril está basado en el principio de fermentaciones biológicas por líquido sumergido, logrado con una tecnología de punta.

Entre los principales objetos tecnológicos que intervienen en el proceso industrial, bajo clima centralizado, están los laboratorios microbiológico y químico, el área de preparación de nutrientes o materia prima, el área de fermentación, evaporación y secado, y las dos líneas para el envase automatizado de los productos en estado líquido y de textura sólida.



Últimas noticias