Noticias
   
 

Centro cubano de Inmunoensayo consolida importantes logros
La Habana, 22 dic. Orgulloso de cumplir con la misión encomendada por el Comandante en Jefe Fidel Castro, de garantizar la salud de los pueblos, el colectivo del Centro de Inmunoensayo (CIE), desde hace tres décadas contribuye a que el sistema nacional de salud alcance y consolide importantes logros.

La tecnología del Sistema Ultramicroanalítico (SUMA) hizo posible que en 2015 Cuba se convirtiera en el primer país en el mundo libre de transmisión vertical del VIH, y el segundo de América con cobertura total para hipotiroidismo congénito en recién nacidos, una enfermedad que, si no es detectada a tiempo, conduce al retraso mental profundo, según refieren especialistas.

Aunque los primeros equipos y programas de computación surgieron en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas, los favorables resultados de los análisis practicados condujeron a que en enero de 1986 se aprobara construir una nueva institución, capaz de asumir la producción a escala industrial de los reactivos y tecnologías requeridas.

Con la misión de impulsar el diseño y producción de tecnologías para el pesquisaje masivo de diferentes enfermedades, esa entidad fue erigida en apenas 19 meses e inaugurada el 7 de septiembre de 1987 por el líder de la Revolución cubana Fidel Castro, quien plenamente convencido de sus enormes potencialidades ese día escribió en el libro de visitantes:

Este centro es una verdadera joya de la cual nos sentimos orgullosos. Felicidades a todos sus trabajadores. Nuestro pueblo espera mucho de ellos.

La doctora Rebeca Sonia González, especialista del área de investigaciones de esa institución, expresó a la Agencia Cubana de Noticias el honor de formar parte del colectivo y de lograr que tal calificación de Fidel siga reluciente.

Comentó sobre su presencia en disímiles ocasiones, y rememoró que en los años 2004–2005, cuando comenzó la Misión Barrio Adentro,  el Comandante en Jefe estuvo planificando la introducción de la tecnología SUMA en países amigos como Venezuela, en particular en sus Centros de Diagnóstico Integral y de Alta Tecnología.

Este fue un proceso que definió cuántos laboratorios necesitaba la población de esa nación bolivariana, él hizo sus cálculos con el director fundador, Doctor José Luis Fernández Yero, expresó la doctora.

Desde los años 80 del siglo pasado, hasta la fecha, más de cuatro millones de embarazadas cubanas han sido beneficiadas con la Tecnología SUMA, que al igual que todos los servicios de salud se ofrecen de forma totalmente gratuita.

Asimismo, unos cuatro millones de niños han sido estudiados para el diagnóstico precoz de hipotiroidismo congénito, mientras que el programa neonatal se ha extendido a cinco  pruebas con cobertura para toda la población, entre otros relevantes aportes científicos de gran impacto social.

Cabe destacar que Cuba fue el segundo país de América en contar  con un programa completo de hipotiroidismo congénito en recién nacidos, después de Canadá y primero que Estados Unidos.

Sobresalen también los resultados en el diagnóstico prenatal de malformaciones congénitas. Mediante el programa cubano de alfafeto proteína, se han estudiado a unas cuatro millones de gestantes, y detectado más de ocho mil deformaciones incompatibles con la vida.

Perteneciente al grupo empresarial BioCubaFarma, el Centro de Inmunoensayo posee 26 tipos de estuches de reactivos o kits para diagnosticar 19 dolencias diferentes, que incluyen, además, la hepatitis B y C, el VIH, el dengue, la fibrosis quística, la enfermedad de Chagas y la lepra, entre otras.

Actualmente Cuba posee más de mil 500 laboratorios con Tecnología SUMA, así como también existen 546 en varias naciones, fundamentalmente de América Latina y Asia.

Los más de 400 hombres y mujeres de ciencia y conciencia que laboran allí, ratifican su condición de ser fieles continuadores de la misión encomendada por Fidel y de continuar su legado. (ACN)
Fecha:
Viernes, 22 de diciembre del 2017

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés