Noticias
   
 

A debate en Cuba la sostenibilidad de la agroindustria frutícola
La Habana, 18 oct.– La sostenibilidad y competitividad de la agroindustria frutícola en el orbe es uno de los temas que centra los debates del V Simposio de Fruticultura Tropical, que prosigue sus debates en esta capital.

Con sede en el Hotel Nacional de Cuba hasta mañana, la cita es un espacio ideal para debatir sobre estas temáticas, comentó a Prensa Latina la secretaria ejecutiva del evento, Juliette Valdés.

Con el lema Por una Fruticultura competitiva y sostenible, el debate científico se centra en la vigilancia fitosanitaria, el manejo de plagas, entre ellas, las de alto impacto para la citricultura, así como los recursos genéticos, mejoramiento de frutales, y la administración resiliente de los agroecosistemas frutícolas.

Valdés explicó que la reunión propiciará a Cuba la posibilidad de perfeccionar su tecnología para alcanzar mayor productividad y rendimientos con el programa de desarrollo de frutales.

Unido a Fruticultura 2017 se realiza en Cuba por primera vez el Simposio de la Piña —en su novena edición—, evento con categoría de Congreso mundial y que representa un honor para la Isla servir como anfitriona, opinó.

Valdés añadió que actualmente en la mayor de las Antillas se pretende desarrollar la variedad md2 de piña, en aras de contribuir a la sustitución de importaciones y a la vez al aumento de las exportaciones. La md2 fue premiada en 2014 por su calidad en la Feria Internacional de la Habana, acotó.

La fruta cosechada en Cuba de dicha variedad logró ubicarse en el mercado internacional con muy buenos precios y ya desplazó a otras naciones productoras de ese cultivo, que en la isla se desarrolla fundamentalmente en la provincia de Ciego de Ávila (región central del país).

La piña cubana está en el mercado europeo en naciones como Francia e Italia, con muy buena aceptación por su color, sabor y cualidades gustativas.

En otro orden, la experta consideró que esta edición de Fruticultura pretende mostrar un enfoque multidisciplinario a las cadenas de valor, es decir, integrar las temáticas en las cuales se trabaja en correspondencia con las proyecciones económico–productivas acordadas por el Gobierno.

Recordó que este indicador es una herramienta estratégica usada para analizar las actividades de una empresa y así identificar sus fuentes de ventaja competitiva.

Para ello, se decidió establecer un taller con el fin de analizar este tópico y su vinculación al desarrollo local con la finalidad de aglutinar los eslabones de la cadena y que se sientan representados, y además, reconozcan la importancia de cooperar y trabajar en común, explicó.

Es significativo vincular a todos los sectores —dijo— no solo al Ministerio de la Agricultura, sino a los otros involucrados tanto en la comercialización del producto como en su procesamiento, ese es el enfoque integral que buscamos, aseveró.

Asimismo, amplió que en esta ocasión participan los ministerios cubanos de Comercio Interior, Salud Pública, Educación Superior y el de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, además de productores de los sectores estatal y cooperativo, e individuales.

Organizado por el Instituto de Investigaciones de Fruticultura Tropical y el Grupo Empresarial Agrícola del Ministerio de la Agricultura de Cuba, en Fruticultura 2017 participan unos 370 delegados de países como Brasil, Canadá, Chile, Colombia, México, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, entre otros.

Fecha:
Mircoles, 18 de octubre del 2017
Tomado de:

Sugerencias
Servicios
Cursos
Eventos
Sitios de interés