Cultura de prevención ante los peligros de desastres

Martes, 13 de octubre del 2020 / Fuente: Radio Cadena Agramonte

La Habana, 13 oct.- La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su Resolución 24/236 del 22 de diciembre 1989 designó el segundo miércoles del mes de octubre como el “Día Internacional para la Reducción  Desastres Naturales”. A partir del año 2009 se acuerda conmemorar la fecha el 13 de octubre de cada año.

La Oficina de Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), entiende que “los desastres no son naturales, sino el resultado de las omisiones y la falta de prevención y planificación ante los fenómenos de la naturaleza”, por lo que cambia de nombre, llamándose a partir de ese momento, Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres.

El objetivo de la efeméride es lograr que los gobiernos nacionales, territoriales y locales tomen  conciencia  y adopten las acciones orientadas a reducir los riesgos que los desastres suponen para el ser humano y en general, para el desarrollo equilibrado y seguro de la sociedad.

Dedicada en esta ocasión al tema “La gobernanza del riesgo de desastres”, la celebración deviene propicia para recordar que cada año los desastres cobran la vida del miles de personas, en particular en los países, comunidades y grupos sociales más vulnerables.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), durante los últimos cuatro lustros más de un millón de personas fallecieron por estar expuestas a peligros de desastres de origen  natural, principalmente, mujeres y niñas, mientras la cifra de heridos, desplazados, o de aquellos que han requerido asistencia  para subsistir es muy superior.

La ONU señaló que los eventos hidrometeorológicos extremos registrados en la región de las Américas y el Caribe son cada vez más fuertes debido al cambio climático.

Un reciente informe de la Oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios (OCHA) plantea que la referida área geográfica es la segunda más propensa a sufrir desastres de origen natural, a nivel mundial.

La relación de los ocurridos en las dos últimas décadas incluye más de mil eventos volcánicos, deslizamientos de tierra, huracanes, incendios, inundaciones, sequías, temperaturas extremas y terremotos.

Si bien el cambio climático condiciona que muchos de ellos sean inevitables, las pérdidas humanas y materiales podrían minimizarse  si se toman las medidas requeridas.

Generar una cultura de prevención ante los peligros de desastres es vital para lograr mayor percepción del riesgo entre la población y los decisores a todos los niveles en el plano internacional y dentro de cada nación. De alcanzarla el mundo habrá dado un paso clave para la salvaguarda de la humanidad. (Tomado de Granma) (Foto: Archivo)



Últimas noticias