Cuba pondera virtudes de la agroecología

Martes, 26 de octubre del 2021 / Fuente: Radio Bayamo

Persona trabajando en el campo

La Habana-. Cuba es considerada hoy entre los países con más avances en el escalonamiento hacia un nuevo modelo de agricultura sostenible con base agroecológica, de acuerdo con el Ministerio de la Agricultura (Minag).

A tono con ese ganado espacio, la isla acude cada vez más al uso de esa disciplina, vista en el mundo como una solución a la necesaria producción de alimentos de forma sostenible y amigable con el medio ambiente.

Especialistas integrados a un Grupo Temporal de Trabajo intersectorial a cargo del Minag trabajan actualmente en la propuesta de una política de agroecología y sus normas jurídicas para fomentar esas prácticas y llegar a un estado diferente en la producción de alimentos para la población.

Se trata de contar con un instrumento legalmente fundamentado que contribuirá a la implementación de tecnologías y maneras en armonía con el medio ambiente y con innovaciones que favorecerán las transformaciones en el agro.

Asimismo, permitirá reducir las tierras improductivas y aumentar la eficiencia de los sistemas de producción, potenciar el aprovechamiento de las fuentes renovables de energía, reducir el empleo de insumos externos, aumentar la autogestión de los territorios y contribuir a la repoblación gradual de la zona rural.

También fomentará medidas que estimulen la incorporación, permanencia y estabilidad de la fuerza laboral del sector, en especial jóvenes y mujeres, además del asentamiento rural familiar definitivo.

Ello estará en correspondencia con la Organizaciones de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), al definir a la agroecología como un conjunto de prácticas y un movimiento social que busca sistemas agrícolas sostenibles que optimizan y estabilizan la producción.

Un reporte publicado recientemente en la página web del Minag refiere que a los efectos de propiciar el espacio legal requerido para la implementación de la mencionada política se trabaja en la elaboración de un Decreto-Ley y su Decreto Reglamento.

Precisó que este primer marco legal regulatorio de la agroecología en Cuba se diseña de manera participativa, con enfoque de género y generacional y articula los esfuerzos institucionales para la adecuada implementación del Plan de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional.

Para ello es necesaria la participación de los actores vinculados a la producción, transformación, comercialización y consumo de alimentos y la sociedad civil, a través de los canales, vías, estructuras y mecanismos de comunicación existentes para la interrelación con el público externo e interno.

En los espacios digitales institucionales del Minag se puede opinar sobre los aspectos regulatorios de las normas jurídicas de la agroecología, teniendo en cuenta sus principios y ejes estratégicos.

También se recogen criterios de adición, supresión, modificación o simplemente comentarios hasta el próximo 1 de noviembre.

Actualmente más de 171 mil 400 fincas aplican prácticas agroecológicas, lo que representa el 75 por ciento de las registradas en el país.

Dentro de ellas sobresalen las del Movimiento Agroecológico de Campesino a Campesino de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), una de las principales fuerzas productivas de alimentos con más de 159 mil fincas con sistemas agroecológicos que buscan transformar la agricultura en un modelo sostenible.

Sobre esa base el Plan de Soberanía Alimentaria Nacional prioriza las acciones encaminadas a disminuir la dependencia de las importaciones de alimentos e insumos, garantizar la calidad e inocuidad y disminuir las pérdidas y desperdicios de productos.

También consolida los sistemas alimentarios territoriales y moviliza los educacionales, de la cultura y comunicación para fortalecer la educación nutricional.

Con esos retos por delante, esta práctica tiene como pilar fundamental para su desarrollo la experiencia tradicional campesina, fuente de conocimiento que no puede obviarse en el avance de la agricultura, declaró recientemente el ingeniero agrónomo Fernando Funes, uno de los especialistas más experimentados en la materia.

‘El objetivo mayor es lograr que lo diseñado realmente tribute en beneficio del país, de la población cubana y de manera general al desarrollo del sistema agrícola de la nación’, afirmó el también doctor en Ecología de la Producción y Conservación de Recursos.



Últimas noticias