Estructuras líticas sumergidas al SW de Cuba

 

       

 

Estructuras líticas submarinas al SW de Cuba

Manuel A. Iturralde Vinent

En profundidades entre 600 y 750 metros bajo el nivel del mar, los investigadores de EXPLORAMAR encontraron un conjunto de estructuras inusuales que denominaron MEGA. A partir de la revelación del hallazgo a la prensa, se desencadenaron diversas opiniones sobre su origen, que han cautivado la imaginación popular. Se ha hablado de una "ciudad sumergida", de los restos de la "Atlántida", de una población Maya, entre otras ideas semejantes.

Las investigaciones en el área de MEGA se realizaron durante varios años, e incluyeron la toma de imágenes submarinas de video, muestras de sedimentos del fondo, mosaicos de líneas de sonar de barrido lateral, mapas de localización de las líneas y de las estructuras, fotos de las estructuras y objetos observados, fotos aéreas, varios mapas batimétricos detallados, mapas topográficos y literatura científica sobre la región occidental de Cuba. En estos trabajos participaron un grupo de técnicos y navegantes en el barco de investigación S.S.Ulises de la marina cubana, bajo la dirección de la ingeniera Paulina Zelitsky. El autor participó en la fase final de la investigación, estudiando todos los materiales recipilados y realizando la evaluación geológica, geomorfológica e interpretación del posible origen de MEGA.

.
Grupo de trabajo de EXPLORAMAR en el Barco S.S. Ulises. A la derecha P. Zelitsky y el autor.

En esta página se ofrece un resumen de las hipótesis que se analizaron en aquel momento y las evidencias en que se basan dichas concepciones. Desde entonces no se han realizado nuevos trabajos en el área de MEGA. A continuación se evalúan los temas siguientes:

¿Qué es MEGA y dónde se encuentra?
Características de las estructuras submarinas
Primera hipótesis: Origen natural
Segunda hipótesis: Obra de seres inteligentes
Tercera hipótesis: Estructuras naturales transformadas por seres inteligentes
Resultados de las investigaciones geólogo-geomorfológicas

 

¿Qué es MEGA y dónde se encuentra?

MEGA es un conjunto de estructuras submarinas, situadas al NW del Cabo de San Antonio, entre 600 y 750 metros de profundidad, en una depresión submarina cuyo lecho tiene una pendiente maxima de 6%. En esta depresión hay dos tipos de formas rocosas que sobresalen del fondo marino arenoso: 1) Las mayores presentan aspecto de crestas y depresiones geométricas alargadas, 2) y las pequeñas son bloques cúbicos, paralelepípedos y piramidales, cuyas caras están relativamente pulidas.

 

Mapa de ubicación de las estructuras MEGA, en el fondo del mar y a la derecha el relieve del fondo. La mayor altura es el Bajo de San Antonio y la planicie sumergida a la derecha es la prolongación de la plataforma insular de Cuba en Guanahacabibes. En el mapa digital del relieve se destaca MEGA situado entre los 21.85 grados y 21.9 grados, en un valle sumergido algo ondulado.

Como se observa en el mapa anterior, el relieve de esta región del occidente de Cuba presenta un aspecto de valles y crestas sumergidas, donde se destaca el Bajo de San Antonio -como una elevación tipo knoll-, tal como se observa en el mapa batimétrico. La fuerte corriente submarina arrastra gran cantidad de microorganismos que se depositan formando una gruesa capa de arenas blancas.

 

Características de las estructuras submarinas

Las estructuras submarinas en el área de MEGA, como ya se indicó, tienen dos características principales: elementos de primer orden y bloques pequeños.

Los elementos estructurales de primer orden que sobresalen del fondo marino, o están parcialmente enterrados en la arena, tienen un aspecto muy peculiar y formas geométricas cuadradas y alargadas. Alcanzan la decenas y hasta la centena de metros de largo. Las imágenes del sonar de barrido lateral (Side scan sonar) muestran detalles de las estructuras que se repiten de una a otra, pero hay igualmente estructuras de formato no evidente.


Detalle de las estructuras de formato irregular en el registro del sonar.

En las imágenes siguientes es evidente el carácter lineal de algunas estructuras y la presencia de sectores con aspecto de elementos cuadrados, rodeados de lo que parecen gruesas "paredes" y "corredores".

   

Ejemplo de las estructuras submarinas mayores.


Sector del registro del sonar de barrido lateral orientado de este a oeste en la porción sureste del Bajo de San Antonio. En la porción superior izquierda del registro se observan anfiteatros que constituyen claros indicios de deslizamiento submarino y hacia la derecha algunas de las estructuras denominadas MEGA.

Las estructuras menores son bloques de roca que se encuentran entre los límites de las estrcucturas de primer orden. Estos elementos se han podido observar de cerca, utilizando el robot minisubmarino ROB. Tienen el aspecto de pequeños paralelepípedos, cubos y pirámides, los cuales presentan caras planas distintamente pulidas que muestran huellas de erosión de tipo "scalop" como las que se observan en las rocas de grano fino sometidas a la acción de la corrientes en régimen hidráulico turbulento (no laminar). Otros tienen superficies ligeramente rugosas. Lo más interesante de estos bloques es que en algunas imágenes se observan como si estuviaran colocados siguiendo un patron alargado, al estilo de un fragmento de pared. Este es un elemento a favor del origen artificial.

En contraste, los bloques desprendidos de las paredes de derrumbe al pie de las laderas de los valles son de contorno irregular, tienen color oscuro y no se parecen a los bloques pulidos. Las fotos subsiguientes muestran dos bloques, uno en forma de cubo y otro en forma de pirámide. Se calcula que tienen aproximadamente un metro de altura. El de la izquierda, aunque no se vé en la foto, es un paralelepípedo con su eje largo en posición horizontal, que yace sobre una superficie de la misma roca, también pulida. El de forma piramidal constituye el extremo de una serie de bloques situados como para formar una pared.

   

La composición de las rocas que forman los bloques geométricos rocosos no se ha podido identificar. Estas contrastan con las rocas que se observan en las paredes de las escarpas submarinas, las cuales son estratificadas, aparentemente granulares, de colores tanto claro como oscuro.

   

Para tratar de identificar la litología de las rocas se tomaron muestras de sedimentos de fondo dentro de las estructuras de primer orden. De estas muestras se recuperaron fragmentos pequeños de pocos centímetros de largo, de lo que parece corresponder a escoria volcánica básica, la que aparece bastante dispersa en el territorio estudiado, mezclada con la arena del fondo. Desgraciadamente no se ha podido estudiar la petrología de estas rocas. También se encontraron pequeños cantos rodados recuperados del area de las estructuras submarinas. Uno es una arenisca vulcanoclastica y el otro una microbrecha de fragmentos de caliza gris. Ninguna de las mismas tenía fósiles, de modo que no se pudo determinar su edad. Su fuente no se ha podido establecer, pues pudieran proceden de los terrenos emergidos de Pinar del Río, o haber sido arrojados desde algun barco.

   
Materiales recuperados dentro de los límites de una estructura de MEGA: Dos fragmentos de escoria volcánica y un canto rodado. El canto rodado es de una arenisca volcanomíctica, con un escaramujo adherido, de una especie propia de aguas profundas. Al ser recuperados del fondo muchos de estos materiales están cubiertos por una pátina oscura.

Un detalle llamativo es que la zona de MEGA está lejos de todo río, lo cual hace del hallazgo de cantos bien rodados una pregunta pendiente de resolver, así como la composición de los mismos, que no son rocas totalmente identificables con algún equivalente en la Cordillera de Guaniguabnico (Pinar del Río). Entonces nos queda la incógniota sobre de dónde proceden estos materiales. Otra pregunta no menos intrigante es la presencia de escoria volcánica básica mezclada con las arenas del fondo marino. En la región más cercana no se conoce ningun volcán, a no ser en la costa del Pacífico de Centroamérica y en México. Entonces: ¿de dónde proceden estos materiales?.

 

Hipótesis sobre el origen de las estructuras submarinas

Primera Hipótesis. Son de origen natural.

Esta hipótesis consiste en considerar el origen de las estructuras submarinas, como el resultado de procesos naturales, probablemente a consecuencia de caída de bloques, derrumbes, deslizamientos y flujos de suelo, en las condiciones submarinas de sedimentos muy húmedos. Sin embargo, se debe destacar que en los fondos del territorio estudiado hay sectores cubiertos de bloques irregulares, evidentemente acumulados como resultado de flujos de laderas, los cuales no tienen caracter lineal ni bloques geométricos.


A favor de ésta hipótesis está la presencia de anfiteatros de deslizamiento y flujo de sedimentos en la región al sur del Bajo de San Antonio.

Pero para no abandonar esta hipótesis es necesario constatar que la naturaleza es capaz de crear estructuras muy originales. Un ejemplo son los promontorios estructurales alargados que se observan en la llanura sur de Artemisa y Mayabeque (antes La Habana), aunque estos no se asemejan a las estructuras sumergidas.

El mapa del sur de La Habana, elaborado mediante la interpretación de fotos aéreas y observaciones en el campo, ilustra un amplio conjunto de promontorios rocosos que forman como bandas sinusoidales (punteadas en el mapa) que se extienden de Este a Oeste. Estos promontorios son naturales, vinculados al levantamiento cupular de los terrenos ubicados más al norte


Mapa elaborado sobre la base de fotos aéreas y observaciones de campo, donde se reflejan las estructuras alargadas -curvadas y sinusoidales- situadas al sur de Artemisa, formando un arco. Estas estructuras subresalientes son estratos de calizas duras del Mioceno. Su origen es natural debido a la erosión diferenciada de una zona elevada del margen de una estructura sinforme.

 

Segunda hipótesis: Son estructuras construidas por seres inteligentes

Las estructuras alargadas en forma de corredores y cámaras cuadradas y los bloques geométricos, no se puede descartar que sean artificiales. Sin embargo, existen tradiciones de los Mayas y aborígenes yucatecos, que hablan de una isla cercana de donde procedían sus ancestros, la que desapareció después de una catástrofe. Estas tradiciones han servido de base a algunos investigadores para favorecer la interpretacion de que MEGA es de origen humano. Los que apoyan este punto de vista, consideran que la presencia de escoria volcánica en los sedimentos del fondo marino pueden ser un indicio de la catástrofe que terminó con la ciudad hoy situada bajo el mar

A su favor también está la inusual geometría linear de las estructuras submarinas y la repetición de algunos formatos cuadrados y rectangulares, aunque siempre queda la duda de si pudieran ser formas-artefactos generados en el proceso de procesamiento de las imágenes de sonar. Sin embargo, esta variante no se aplica a la curiosa alineación de los pequeños bloques geométricos, como formando parte de paredes. Esta hipótesis, aunque extremadamente interesante y provocativa,no se puede aceptar hasta tanto se disponga de evidencias directas de la acción de seres inteligentes en MEGA. La imagen del sonar de barrido lateral que se observa más abajo, ejemplifica una de las estructuras más llamativas y difícil de explicar por causas naturales.


Recuadro con cruz interior, el cual no puede descartarse que sea un artefacto del procesamiento de las imagenes del sonar.


Estas estructuras pueden representar recámaras (color claro) separadas por paredes gruesas. También llama la atención la rara figura en forma de Y acostada con dos puntos separados de ella y como un entrante en la "pared".

.
La trasformación digital de las imágenes para que presenten un relieve, le otorgan una mayor semejanza a estructuras artificiales.

 

Tercera hipótesis: Son estructuras naturales transformadas por seres inteligentes

Esta hipótesis es una combinación de las dos anteriores. Sugiere que MEGA, era una estructuras natural que estuvo emergidas, y pudo haber sido transformada o adaptada por seres inteligentes para su uso con alguna finalidad habitacional o religiosa. El valor de esta hipótesis es que abre un camino más amplio a la investigación e interpretación de las evidencias que se obtengan de los fondos marinos de MEGA. Se basa en el hecho de que muchos pueblos antiguos han trabajado la roca natural para construir habitaciones y sitios funerales.

 

Primeros resultados de las investigaciones geólogo-geomorfológicas

Para encaminar las investigaciones se elaboraron una serie de mapas del fondo marino al noroeste de Guanahacabibes. Estos son: el mapa de pendientes, el mapa digital del relieve, el mapa tectónico y el mapa morfoestructural.

El mapa batimétrico detallado que se muestra a continuación ilustra la alineación de las pendientes abruptas, que se relacionan a fracturas y fallas activas. La principal estructura tectónica del área coincide con una serie de escarpas submarinas rumbo general NE-SW.

El mapa tectónico presenta las fracturas y fallas activas, donde se destacan un sistema de rumbo NE, y otro de rumbo N-S. En menor grado un tercero de rumbo E-W. Asimismo, se evidencian bloques de distinta altitud; unos muy elevados como el bajo de San Antonio y la plataforma insular cubana (verde), otros de altitud intermedia en dos niveles principales (naranja claro y oscuro) y los bloques más deprimidos a más de 1500 metros de profundidad (azul oscuro).

El mapa subsiguiente muestra la posición de los elementos MEGA en una depresión tectónica poco inclinada. De aquí se concluye que las estructuras alargadas no están directamente asociadas a fallas o fracturas. Sin embargo, no es descartable que puedan ser rupturas de pendiente (deslizamientos y flujos de suelo).

La figura siguiente revela las principales morfoestructuras del fondo marino reconocidas en el territorio estudiado, sobre la base de los datos del sonar y el mapa batimétrico detallado. Este mapa muestra que las estructuras lineales pudieran estar de algún modo vinculadas a deslizamientos y flujo de suelos, pues a menudo se encuentran asociadas a escarpas o rupturas de la pendiente. Si todas estos elementos alargados de primer orden se pudieran vincular a elementos estructurales, quedaría descartada la hipótesis de la intervención de seres inteligentes y quedaría demostrado su origen natural. Aunque esta parece ser la hipótesis mas parsimoniosa, con el nivel de detalle de las observaciones y los registros de sonar de que se dispone hasta este momento, no se puede llegar a conclusiones definitivas.

Las siguientes fotos tomadas bajo el mar ilustran tanto el techo de una escarpa (Izq.) como la pared (Der.). Estas escarpas son rupturas de la pendiente que se encuentran en diversas locaciones dentro del área estudiada. Las rocas que componen estas paredes y las desprendidas de las escarpas acumuladas en en suelo marino, son de color oscuro, irregulares, muy distintas a los bloques geométricos, por eso no es totalmente seguro que dichos bloques sean desprendimientos de las escarpas y paredes. En el fondo del mar hay lugares donde se acumulan cantidades de fragmentos irregulares de rocas, producto de flujos de detritos, que no se asemejan en nada a los bloques geométricos.

.

Más abajo se muestran otras fotos de lajas de rocas recuperadas de crestas en el fondo marino, las cuales son calizas hemipelágicas bien estratificadas, de grano fino, del Oligoceno. Esto demuestra que hay una estructura geológica compleja en el territorio, con sectores elevados que provocan la exposición en el fondo marino de rocas antiguas. Es notable la presencia de una pátina negra sobre la gran mayoría de las rocas expuestas en el fondo marino, a excepción de los bloques geométricos.

.

 

Conclusiones

Las investigaciones llevadas a cabo en el área submarina al SW de Guanahacabibes en Cuba occidental, muestra que existen estructuras líticas inusuales, las cuales si bien pueden ser de origen natural, no se descarta la posibilidad de que sean artificiales.

Los elementos más conspicuos -que apuntan hacia el origen artificial- son los bloques geométricos superpuestos con superficies lisas, que en ocasiones parecen sectores de paredes.

Sin embargo, los datos de que se dispone son insuficientes, ni fueron adquiridos siguiendo una metodología adecuada. Por eso es incorrecto llegar a una conclusión definitiva sobre el origen de estas estructuras, que quedarán como un misterio más de la naturaleza, hasta que sea posible volver al lugar con el equipamiento necesario y estudiarlas siguiendo una metodología científica.

 

 

Página inicial